Es un niño de cinco años

Sociedade e autismo son dos termos difíciles de combinar ás veces. Hai que buscar comprensión a través da concienciación.

alto alto como una montaña

Me pasa muy a menudo que soy capaz de sentir la inseguridad de algunas personas para dirigirse a Manuel. Entiendo que es difícil verlo sin su autismo y que, por evitar equivocarse también eviten el contacto con él, por éso creo que este post, aunque breve, tiene mucha importancia: mi hijo Manuel es un niño pequeño de cinco años. Sí tiene autismo, pero sus necesidades de afecto y comprensión son como las de los demás niños. Le gusta ir al parque, comer chuches, saltar, correr, que le hagan cosquillas y muchas más cosas propias de su edad. Su trastorno le impide en ocasiones dar una respuesta verbal o no verbal adecuada a nuestras expectativas porque socialización y lenguaje (además de otras áreas) están afectados en los niños con TEA.

Romper barreras de comunicación, falsos mitos y prejuicios empieza por acercarte, mirarlo y llamarlo por su nombre, por sonreirle, también por mirar a…

View original post 12 palabras máis

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s